Campo de golf de los dioses

La mina de Mirny, en Siberia.

Este agujero es una mina de diamantes excavada a cielo abierto.

Con sus 525m de profundidad y un diametro de unos 1200m. es uno de los  agujeros artificales más grandes del planeta.

Ubicada en el pueblo de Mirny, al este de Siberia, la Mina Mir mide 525 metros, tiene un diámetro de 1200 metros y fue descubierta en 1955. Los camiones que descienden por su circuito espiral tardan dos horas en llegar al fondo de la mina.

 

Como anécdota para ‘aerotrastornados‘: la succión que produce el aire sobre este lugar produjo varios accidentes aéreos y hoy en día esta completamente prohibido sobrevolar esa zona. Aquí podeis ver la mina desde la vista satelital de Google.

 

Ahora es cuando podríamos cantar “Lucy in Siberia with diamonds”.

@Intercrastina se va al Ala 11 con el Eurofighter

Esta semana me han confirmado mi estancia para este verano en el Ala 11 de Morón de la Frontera, que tiene dependencia orgánica del MACOM (Mando Aéreo de Combate). En esta base se dispone de las aeronaves:

–         Eurofighter Typhoon

–         Lockheed P-3 Orion

Para mí estar cerca del Eurofighter es algo muy importante, anteriormente trabajé en ITP (Industria de Turbo Propulsores) y pude ver de cerca el EJ200 que es la planta motriz que mueve el Eurofighter; la aportación de ITP ha sido el diseño y desarrollo de la tobera vectorial que permite disponer de vector de empuje en diferentes direcciones, ha sido un reto de ingeniería porque es innovación, diseño y desarrollo del más alto nivel del cual no existían precedentes.

Este caza ha sido la culminación del proyecto llevado a cabo por diversos países europeos actuando en consorcio y el significado más místico de esto es que el conjunto de países de la Unión Europea puede lograr llegar a poner en valor de mercado global la tecnología más avanzada si actúan en cooperación, ¡se puede conseguir!

Ahora Europa se tambalea, al igual que la moneda única, pero en este tiempo se han conseguido cosas muy positivas, y esto es un ejemplo de ello, merece la pena hacer todo lo posible para salir de la crisis y crear proyectos conjuntos que de otro modo los países que componen la Unión Europea no podrían realizar por separado.

Eurofighter

Sin duda para mí como futura aeronáutica estar tan cerca del caza de combate más avanzado que existe, el Eurofighter, es un regalo. Me cuesta tener que decidir entre mi estancia en el Ala 11 y asistir a Campus Party Berlín a la que me han invitado, pero lo que no me cuesta de ninguna manera es decidir entre el Ala 11 y la playa o a festivales de música que tenía en mente, porque podré hacerlo cuando quiera.

Sé que es lo que quiero hacer en un futuro más o menos cercano, pero no quiero alejarme de la tecnología de mi sector, justo lo contrario, me gustaría poder aplicar lo que he aprendido en la universidad y en mis experiencias en el sector para mejorar un poco este mundo en el que vivimos que ahora nos está poniendo a prueba.

Tengo que agradecer también a la Universidad Politécnica de Madrid que me haya brindado esta oportunidad.

Intentaré haceros partícipes de mi estancia en el Ala 11, por ello voy a intentar hacer un seguimiento diario de lo que me va aconteciendo en la Base porque estaré allí permanentemente todo el mes, hasta para dormir! Así que abriré nueva sección para que podáis leerme si os interesa este tema 🙂

 

Lema Ala 11: “Vista, suerte y al toro”

Emblema Ala 11

 

 

¿Por qué los que triunfan en la universidad rara vez triunfan en la vida?

Fuente: Martín Varsavsky

Martín Varsavsky es un empresario argentino/español que ha fundado siete empresas en los últimos 20 años.

Cuando iba a la escuela de negocios de la Universidad de Columbia escuché a un alumno decir la siguiente frase “if our professors are so smart, why are they not rich?”. Es decir si nuestros profes de negocios eran tan inteligentes por qué no eran ricos. Y esta frase se me quedó pegada hasta que ahora, 25 años más tarde tengo la suerte de ser profesor de negocios y emprendedor. Pero si soy profesor no es por mis notas de la Universidad de Columbia que eran bastante mediocres. Aunque nunca lo he estudiado en detalle, por lo que vi, debo ser el profesor del Instituto de Empresas que peores notas se sacó en la universidad. Agradezco a Santiago Ibañez y otras autoridades del IE por haberme dejado ser profesor sin pedir verlas. Si tuvieran la mentalidad de “concurso” que impera en España yo no sería profesor. Pero si tuvieran esa mentalidad no serían junto a IESE los únicos centros de enseñanza en este país que lideran rankings internacionales.

Ahora mi situación en el mundo académico no es tan común. Lo normal es que la enseñanza esté poblada de gente que fueron alumnos brillantes y llegaron a ser profesores. Es decir se graduaron de alumnos brillantes y se quedaron siendo…alumnos brillantes. La correlación en la enseñanza entre tus notas como universitario y tu éxito es enorme. Pero esa correlación no es tan alta en el resto de las carreras y sin duda no en mi campo, entrepreneurship.

Fuera del mundo académico pasa algo parecido. Mucha gente que de joven eran considerados los mejores de la carrera, no llegan a ser los más exitosos en el campo en el que practican, ya sea arquitectura, moda, cine, medicina, ingeniería informática, y muchas otras carreras. No hay una altísima correlación entre los profesionales más exitosos y los alumnos mejores. En general les va bien, pero pocas veces son los más exitosos. Y lo opuesto ocurre frecuentemente. Muchas veces los más exitosos ni siquiera terminan la carrera como se ve bien en La Red Social. Y en cambio España está llena de ex alumnos brillantes que si terminaron la universidad, haciendo trabajos aburridos y mediocres, frustrados de que lo que les hizo destacarse en el colegio o la universidad no les sirvió para destacarse en la vida real. Y esto es justamente porque los profesores, o el mundo académico están tan desconectado de la vida real que no sabe juzgar bien a quien le irá bien en la vida real. El objetivo de la enseñanza tendría que ser acortar esta brecha.

He pensado mucho en esta paradoja durante mis cursos de Entrepreneurship en el Instituto de Empresa. ¿Cómo puede el sistema educativo predecir mejor el rendimiento de un alumno cuando salga a la vida real? Sobre todo en Entrepreneurship. Una de mis soluciones fue dejar de evaluar personalmente a los estudiantes y dejar que ellos mismos se evaluasen entre sí. Y he de decir que, en general, los estudiantes a quienes sus compañeros consideran más inteligentes suelen tener más éxito que aquellos a los que los profesores consideran más inteligentes. Especialmente aquellos profesores que enseñan Entrepreneurship pero no son emprendedores. Ser emprendedor es más un arte que una ciencia y yo prefiero que el arte sea apreciado por todo un público y no solo yo, el profesor. Aclaro que a mi me fue mal en mi clase de entrepreneurship en Columbia University, me dieron un B+ que en USA es el promedio de las notas. No es una mala nota pero no te destacas con un B+. En general fui un alumno B+ en toda mi carrera, un promedio 3,3 para los que conocen el sistema norteamericano. Si me destaqué en algo es en discutir con los profesores pero aunque la rebeldía y la originalidad son indispensables para ser muy exitoso en la universidad no premian a los rebeldes. También trabajé durante toda mi carrera algo que en teoría estaba prohibido por la universidad.

Aún queda mucho recorrido para que las universidades sepan darle las mejores notas a los alumnos que mejor les irá en la vida. Quizás esto se deba a que no es lo mismo estudiar algo que hacer algo. No por estudiar la física del tenis se juega bien al tenis. No por estudiar contabilidad se gana mucho dinero. Es como que hay cosas que no se pueden realmente estudiar hasta que se hacen. O como se dice en inglés se pueden “study them to death”. Entrepreneurship es una de ellas aunque yo hace 12 años que la enseño y trato de “encontrar a los emprendedores”.

He de añadir que mis comentarios sobre la riqueza se refieren exclusivamente a los estudios empresariales. En los negocios, volverse rico es una consecuencia directa del éxito. En otros campos, ser capaz no se corresponde con ser rico y eso está bien. La gente no debería ser juez, comandante militar, legislador, médico con el único objetivo de ganar mucho dinero.