No te comas el malvavisco y tendrás éxito

Es una de esas conferencias de TED que siempre tengo como referencia, es espectacular como con un experimento promovido por Stanford tan simple, se detecta qué niños pueden llegar a tener éxito con mayor probabilidad que otros.

Me quedo con la niña que se come el interior del malvavisco :p esperando tener el 100% de ROI en 15min.

En España nos hemos comido más malvaviscos que los que producimos, los banqueros y políticos se comieron el interior de todos 😉

Anuncios

Emprender y crear en universidades españolas

Parecen ser términos antónimos emprender y crear respecto a universidad y España.

En este clima político-económico que estamos atravesando es difícil creer en un paradigma de universidad española emprendedora, yo personalmente creo que es el futuro y si no se establecen los ingredientes necesarios para que ello tenga lugar estaremos condenados a la mediocridad que día a día nos ata de pies y manos o nos invita a alejarnos de nuestro país en búsqueda de El Dorado.

No quiero entrar a valorar la desproporcionada subida de tasas de las universidades públicas ni los recortes en investigación, así como los presupuestos con los que se cuenta, no, sólo quiero dar mi punto de vista para un cambio que podemos lograr cada uno en su punto y medida.

A diario leemos noticias y artículos sobre nuevos compuestos, inventos y descubrimientos fruto de la investigación de estudiantes / investigadores de las mejores universidades del mundo. ¿Por qué no en España? ¿La crisis?

Citando a Einstein: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos”.

El ejemplo perfecto del tipo de universidad que debería ser la española en su cómputo es Stanford o MIT. Se trata de buscar patrones que han funcionado en las mejores universidades del mundo y extrapolarlos adaptándolos a nuestras universidades.

Por ejemplo, Stanford pasó de ser una inhóspita zona de granjas en Palo Alto en 1870 a convertirse en una de las mejores universidades donde existe un ecosistema increíble para que los estudiantes puedan y tengan acceso a crear; la historia de Google comenzó en un dormitorio de estudiantes de la universidad, también la de Hewlett-Packard, Yahoo o Sun Microsystems.

Este año Stanford ha ofrecido cursos online en abierto (y gratuitos) para que cualquier persona pueda realizar cursos en diversos ámbitos, ha tenido gran acogida por la programación y forma de llevarse a cabo. Esta forma de estudio fue pionera del MIT hace 10 años con OpenCourseWare (OCW) habiendo alcanzado más de 2000 cursos impartidos.

Por su parte MIT tiene diversos grupos de estudiantes que participan en muchas competiciones y experimentan con el fin de aprender, así como iniciativas focalizadas en la investigación del cáncer, energía etc.

El ecosistema que se ha formado en estas universidades es el que las universidades españolas tienen que conseguir crear.

Falta financiación, es cierto, pero muchas de las iniciativas se pueden realizar con pocos recursos simplemente con un poco de esfuerzo por parte de las universidades y un empuje considerable de los estudiantes y apoyo de profesores. Los estudiantes somos la base de la pirámide, la universidad nos necesita y nosotros la necesitamos a ella para ser mejores profesionales en el futuro. La mejor manera de llegar a ser un gran profesional se consigue teniendo mayores capacidades para enfrentar problemas, haber vivido experiencias que no se aprenden en los libros, construir ideas con otros estudiantes, dar solución a problemas que se crean…

Este año he participado en un proyecto universitario, crear un robot submarino inteligente para competir con algunas de las mejores universidades del mundo. Nos hemos encontrado con millones de dificultades pero no lo hemos dejado de lado por falta de financiación, en estos momentos están algunos de mis compañeros en EEUU en la competición, otros no hemos podido ir por falta de dinero, pero lo importante es todo lo que hemos aprendido estos meses. Queremos que la asociación que se ha formado FuVe (Future Vehicles and Entrepreneurs) sea el medio idóneo para que diferentes estudiantes con inquietudes puedan construir proyectos para participar en todo tipo de competiciones, votamos por el cambio.

Por ello todos los entes que forman parte del sistema educativo tienen que poner de su parte para que podamos lograr tener un país de jóvenes competitivos.

Desde las universidades cada vez nacen más iniciativas como ActúaUPM en la Universidad Politécnica de Madrid donde alumnos e investigadores pueden presentar ideas de negocio para luego intentar llevarlas a cabo y crear la empresa finalmente; cito ActúaUPM por conocerla y haber participado, pero existen competiciones similares en otras universidades españolas.

Además, los profesores y la propia universidad creo que necesitan un cambio de mentalidad, animando a los estudiantes a involucrarse en nuevas ideas, también proponiendo y haciendo un sistema educativo más interactivo y abierto, o al menos que ayuden a los que sí quieren crear algo no poniendo trabas para no tener que sacrificar la carrera universitaria.

Existen pocos profesores con esta filosofía pero yo tengo confianza en que ellos si pueden cambiar el entorno universitario desde dentro.

No es el mejor momento para muchas cosas, pero siempre es buen momento para cambiar un poco España, y crear un ecosistema de innovación y creatividad, sólo hay que querer.

 

También podéis leer mi publicación en : http://www.optimismodigital.com/emprendimiento/emprender-y-crear-en-universidades-espanolas/

Despistes en cadena

“Decido lavar el coche. Al ir hacia el garaje, veo que hay correo en la mesita de la entrada. Decido echar un vistazo a las cartas antes de lavar el coche. Dejo las llaves del coche en la mesita, voy a tirar los sobres vacíos y los anuncios en el cubo de la basura y me doy cuenta de que está lleno. Entonces decido dejar las cartas, entre las que hay una factura, en la mesita y llevar el cubo a vaciar en el contenedor. Pero pienso que, ya que voy al contenedor, puedo pagar la factura con un cheque y echarlo en el buzón que está al lado del contenedor. En ese instante saco del bolsillo el talonario de cheques y veo que sólo queda uno. Voy al despacho a buscar otro talonario y encuentro sobre la mesa la Coca-Cola que me estaba bebiendo y se me había quedado olvidada. Retiro la lata para que no se vierta sobre los papeles y noto que se está calentando, por lo que decido llevarla a la nevera. ¡¡¡Uffff!!!! Al ir hacia la cocina me fijo en que el jarrón de flores de la cómoda de la entrada está sin agua. Dejo la Coca-Cola sobre la cómoda y descubro las gafas de cerca que he estado buscando toda la mañana. Decido llevarlas a mi escritorio en el despacho y, después, poner agua a las flores. Llevo las gafas al despacho, lleno una jarra de agua en la cocina y, de repente, veo el mando del televisor. Alguien se lo ha dejado en la mesa de la cocina. Me acuerdo de que anoche lo estuvimos buscando como locos. Decido llevarlo al salón, donde debe estar, en cuanto ponga el agua a las flores. Echo un poquito de agua a las flores y la mayor parte se derrama por el suelo. Por lo tanto, vuelvo a la cocina, dejo el mando sobre la mesa y cojo unos trapos para secar el agua. Voy hacia el hall tratando de recordar qué es lo que quería hacercon estos trapos…Al final de la tarde: el coche sigue sin lavar, no he pagado la factura, el cubo de la basura está lleno, hay una lata de Coca-Cola caliente en la cómoda, las flores siguen sin agua, sigue habiendo un solo cheque en mi talonario, no consigo encontrar el mando de la tele ni mis gafas de cerca, hay una fea mancha en el parqué de la entrada y no tengo ni idea de dónde están las llaves del coche ¿Será la edad? Y no te rías, porque si aún no te ha llegado, ya te llegará”.

 

 

Y así se te pasa el día…

Fuente: Emprendedores