Cláusula de Van Halen o de los M&M’s marrones

El grupo Van Halen tenía fama por incorporar una cláusula particular en sus contratos, en el backstage tenía que haber un bol lleno de M&Ms con los M&Ms marrones retirados. Si no se cumplía esa cláusula del contrato, podían dejar de actuar y cobrar por ello. Los rumores es que si esta cláusula no se cumplía, habían llegado a provocar destrozos con su ira. ¿Qué había detrás de este rumor?

La verdad es que es cierto, Van Halen ponía esa cláusula de M&Ms en sus contratos, si había M&Ms marrones podían cancelar el concierto cuando les diera la gana y aún así cobrar por el mismo. Pero detrás de esa cláusula aparentemente muy caprichosa, había un inteligente razonamiento de un buen gestor digno de ser estudiado en escuelas de negocios para gente con corbata, a pesar de ser inventada por melenudos de ropa de dudoso gusto.

Van Halen era el primer grupo que hacía grandes producciones. Cuando estaban en tour llevaban nueve camiones de dieciocho ruedas hasta arriba, cuando lo normal es que fueran tan sólo tres para otros grupos. El contrato que hacían por tanto era excesivamente técnico, con un montón de especificaciones, así que decidieron introducir esta cláusula como modo de testear que todo estuviera bien, número de enchufes, potencia de los mismos, peso que podía aguantar el escenario…

En medio del contrato sin mucho sentido se ponía que si hubiera un solo M&M marrón en el backstage, la pena era la cancelación del show sin compensación por parte del grupo. Así que nada más llegar lo único que había que hacer era mirar si había M&Ms marrones en el escenario, si los habia, es que las demás condiciones técnicas no se habían leído con detalle y era seguro que habría problemas.

Si lo pensamos, introducir una cláusula de este estilo en ciertos contratos puede ser una forma de tener una forma rápida y sencilla de chequear ciertos aspectos técnicos, sin problema alguno.

 

 

Fuente|| La cláusula de Van Halen- El Blog Salmón

Anuncios

El mito del boli espacial de la NASA y el barato lápiz ruso

Mito o realidad?

El mito venera la ocurrencia de la URSS ante la adopción de una solución eficaz como utilizar un lápiz en antigravedad en lugar de la opción de la NASA de utilizar un bolígrafo cuyo coste de desarrollo era de $1M.

Lo siento amigos, pero es más leyenda que realidad ya que ambos adoptaron esta solución como medida de seguridad. Los rusos un año más tarde que los americanos.

Originalmente, tanto los astronautas americanos como los cosmonautas rusos usaban lápices para escribir en ingravidez. Pero los lápices presentaban dos graves inconvenientes:
-Las puntas se podían romper al escribir causando daños a los hombres y/o al delicado equipo.
-Los lápices son inflamables -recordemos, madera y carbón- algo peligroso en cápsulas con atmósferas de oxígeno puro. Esto preocupaba especialmente a los norteamericanos tras el fatal incendio del Apollo 1.

La NASA contrató en 1965 a la empresa Tycam Engineering Manufacturing, Inc., en Houston, para desarrollar 34 bolígrafos espaciales con un coste de 4.382’50 $, es decir, 128’89 $ por bolígrafo. Muchos lo criticaron por que era un gasto innecesario. La NASA se echó para atrás y los astronautas usaron medios más baratos.

Paul C. Fisher y su compañía, la Fisher Pen Company, invirtieron de sus fondos para I+D sin recibir ningún tipo de ayuda o financiación en 1965 $1M en un bolígrafo capaz de escribir hacia arriba y hacia abajo, en condiciones de mucho frío o de calor extremo: desde -45 ºC hasta 200 ºC, incluso bajo el agua o en otros líquidos. Ese mismo año se lo ofrecieron a la NASA y ésta, tras intensivos estudios dió luz verde a su uso en 1967. Según un artículo de Associated Press de febrero de 1968, la NASA hizo un pedido de 400 de los bolígrafos antigravedad de Fisher para el programa Apollo. Un año más tarde, la Unión Soviética encargó 100 bolígrafos y 1,000 cartuchos para usarlos en sus misiones Soyuz, según informó United Press International. AP especificó que tanto la NASA como la agencia espacial Sovietica recibieron el mismo 40 por ciento de descuento por comprar sus bolígrafos al por mayor. Ambas pagaron $2.39 por unidad en vez de $3.98.

Por lo tanto fue un mito, tanto unos como los otros utilizaron los bolis de Fisher.

Fuente: Ciara Curtin, “Fact or Fiction?: NASA Spent Millions to Develop a Pen that Would Write in Space, whereas the Soviet Cosmonauts Used a Pencil,” Scientific American, December 20, 2006

Actualización 22/11/2012: En internet se pueden publicar todo tipo de contenidos, opiniones, estudios y pueden estar más o menos contrastados, hace un rato en twitter he recibido una notificación porque Pedro Duque, nuestro símbolo español espacial, ha comentado que en la Soyuz utilizaron bolis normales,…. asi que no veo otra forma de generar contenido contrastado que cuando lo dice un astronauta en primera persona. No quería deshacerme de lo anteriormente escrito pero sí quiero dar la fuente donde dice Pedro que esto no fue así : Pedro Duque escribe desde el espacio.  También cuenta en la red social de microblogging que no se podían utilizar lápices para que no hubiera partículas en suspensión que se les pudieran meter en la nariz o en los ojos… Quiero agradecerle a @Pybonacci haberme hecho llegar esta información 🙂

Historia del “Rokiski” del Ejército del Aire

Rokiski de Suboficial Especialista (Mecánico Motorista de Avión) Época Franco

Rokiski de Suboficial Especialista (Mecánico Motorista de Avión) Época Franco

 

Hace tiempo leí la historia sobre el emblema distintivo de Ejército del Aire español. La historia me pareció muy singular siendo de las típicas historias que siempre te acuerdas y cuentas anecdóticamente por tener un fondo mitológico.

Muchos de los monumentos egipcios poseen en la entrada un símbolo de “escarabajo” alado que protege el edificio.

Edfu, uno de los lugares más emblemáticos del Antiguo Egipto, tiene en la entrada -justo sobre la puerta principal-, en los primeros pilonos, una especie de escarabajo alado y dios protector, que ahuyenta los malos espíritus.

Rokiski de los pilonos de Edfu

Rokiski de los pilonos de Edfu

 

Quienes no hayan tenido la suerte de visitar Egipto pueden haberlo relacionado con muchos edificios pertenecientes al Ejército del Aire, que suelen ir acompañados de un letrero que dice “Todo por la patria”.

Y bien, ¿qué relación tiene la mitología egipcia con nuestro ejército?

Según cuentan las crónicas y leyendas, en una reunión en casa del infante don Alfonso de Orleans y Borbón, un grupo de oficiales debatían -a principios de la segunda década del siglo XX- sobre la necesidad de crear un símbolo para la aeronáutica, que, a pesar del paso de los años, no debía quedarse anticuado. Tendría que tener un origen tan antiguo que no pudiera pasar de moda. La infanta doña Beatriz, esposa de don Alfonso y brillante egiptóloga, se encontraba presente en esa reunión y propuso un dibujo que combinaba distintos elementos de la mitología egipcia (dos alas de plata unidas por un disco rojo y orladas por una corona).

No se sabe con seguridad en qué se inspiró, pero lo más probable es que tomara como referencia la imagen del Escarabajo Sagrado, junto con las alas de la diosa Maat (divinidad egipcia de la armonía, que simboliza el equilibrio), o bien el Disco Solar Alado de la tumba de Sethi.

Diosa Maat

Diosa Maat

 

La propuesta fue aceptada con la complacencia general y cautivó a los presentes; de hecho, en 1913, el proyecto se convirtió por Real Orden Circular en el distintivo de la Aviación Militar Española.

 

 Rokiski EA

Rokiski EA

El emblema ha perdurado a través de los años de existencia del Ejército del Aire en nuestra nación; pero, ha sufrido algunas variantes, y, por ejemplo, se ha sustituído la corona real por una mural durante la II República, para suprimirla, un poco más tarde; también, durante la guerra civil, en la zona gubernamental, se le colocó -durante algún tiempo- una estrella roja de cinco puntas, mientras que en la zona sublevada, se ponía una corona imperial y en el fondo del disco rojo el águila de San Juan en negro; hasta que en 1974 volvió a situarse definitivamente la corona real, tal y como se mantiene en nuestros días. Del mismo modo, podemos encontrar diferencias en el diseño, que distingue a los pilotos de aeroplano de los paracaidistas.

Su nombre viene del conocido orfebre Luis Rokiski, quien desde el año 1939 hasta su muerte, en 1965, realizó los emblemas “de pecho” para los aviadores de la época, en su taller del número 27 de la calle Carretas. En cada una de las insignias de aquellos hombres de armas, el apellido del autor iba grabado en el reverso de los objetos. “El “Rokiski”, es, en consecuencia, precisa y únicamente, el emblema de plata que se lleva en el pecho, con los distintivos de los títulos aeronáuticos que le corresponden a quien lo ostenta”, según indica Emilio Herrera Alonso, coronel de Aviación y miembro fundador del I.H.C.A. (Instituto de Historia y Cultura Aeronaúticas). De hecho, debemos tener en cuenta que sólo con este nombre (‘Rokiski’) se designa al diseño hecho en plata, y, por lo tanto, nunca al fabricado en tela, que también suele ser muy común.

 

 

Referencias bibliográficas:

– HERRERA ALONSO, Emilio (2003): «El emblema del Ejército del Aire y el ‘Rokiski’». En APAVE, nº 21.

– AGUILAR HORNOS, Jaime [Coronel] (1993): Uniformidad de la Aeronáutica Española. Madrid: Museo del Aire ediciones.

Ejercito del Aire

 

No te comas el malvavisco y tendrás éxito

Es una de esas conferencias de TED que siempre tengo como referencia, es espectacular como con un experimento promovido por Stanford tan simple, se detecta qué niños pueden llegar a tener éxito con mayor probabilidad que otros.

Me quedo con la niña que se come el interior del malvavisco :p esperando tener el 100% de ROI en 15min.

En España nos hemos comido más malvaviscos que los que producimos, los banqueros y políticos se comieron el interior de todos 😉

Campo de golf de los dioses

La mina de Mirny, en Siberia.

Este agujero es una mina de diamantes excavada a cielo abierto.

Con sus 525m de profundidad y un diametro de unos 1200m. es uno de los  agujeros artificales más grandes del planeta.

Ubicada en el pueblo de Mirny, al este de Siberia, la Mina Mir mide 525 metros, tiene un diámetro de 1200 metros y fue descubierta en 1955. Los camiones que descienden por su circuito espiral tardan dos horas en llegar al fondo de la mina.

 

Como anécdota para ‘aerotrastornados‘: la succión que produce el aire sobre este lugar produjo varios accidentes aéreos y hoy en día esta completamente prohibido sobrevolar esa zona. Aquí podeis ver la mina desde la vista satelital de Google.

 

Ahora es cuando podríamos cantar “Lucy in Siberia with diamonds”.