Un mundo sin música

Imagínate un mundo sin música. Nada.

Imagínate una fiesta sin música, una noche romántica sin música, un video con voces y sonidos, pero sin música… o una boda sin la marcha nupcial.

Imagínate una reunión de amigos sin música de fondo, con esos silencios entre palabra y palabra que parecen agujeros negros.

Imagínate a Lennon sellando papeles en la mesa de entrada de alguna dependencia pública de Liverpool.

Imagínate a Bob Marley haciendo rastas hippies en Jamaica.

Imagínate un campeón sin “We Are The Champions“, o un hermano menor que no aprenda a tocar la guitarra porque tú tampoco nunca supiste y no tiene en quién inspirarse, aunque sea un poquito. Claro, no hay música, no hay guitarra.

Imagínate que no hay nada para cantar, siquiera nada para escuchar, nada para bailar y nada para emocionarse ni llorar.

 

 

Imagínate, si puedes, no saber qué es la música.

 

Foo Fighters en estado puro de melomanía

Anuncios

Elige, elige y elige

“Elige vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos digitos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?”

Trainspotting